A la hora de alimentar a nuestro perro tendremos que tomar la siguiente decisión: comida casera o comida comercial.

La comida casera, lógicamente, resulta mas apetitosa y siempre sabremos exactamente lo que está comiendo nuestro perro. Los handicap que presenta este tipo de alimentación son que su elaboración nos llevará un tiempo y por otro lado que si no tenemos conocimientos de nutrición canina es muy probable que acabemos dándole una alimentación «desequilibrada». Cada vez tiene más adeptos la conocida como dieta b.a.r.f. Se trata de un tipo de alimentación lo más natural posible.

La comida comercial, también llamado pienso. En el mercado existen multitud de marcas. A la hora de elegir, si bien tendremos en cuenta nuestro nivel adquisitivo, debiéramos descartar los mas económicos. Llenan al perro pero no lo alimentan. Cierto es que no les resultará tan rico pero dándoles un pienso de calidad su dieta será siempre equilibrada. Un consejo a la hora de elegir una marca de pienso consiste en echar un vistazo al listado de ingredientes. Por normativa europea, todos los ingredientes aparecen ordenados de mayor a menor presencia. Debiéramos intentar escoger una marca cuyo primer ingrediente sea una fuente de proteína (pollo, cordero, pescado, etc) en lugar de harinas o cereales.

En cuanto a la dosificación, desde que es cachorro hasta los seis meses de edad se les recomienda dar tres tomas diarias. De los seis meses hasta el año, podemos bajar a dos tomas y a partir del año de edad podemos mantener las dos tomas o dar solo una. En cuanto a la cantidad, todas las marcas nos informan en el etiquetado de las bolsas sobre los gramos que tenemos que darles en relación a su peso y edad.

Call Now Button